Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

AFRICA ORIENTAL

Arusha Safari

Aeropuerto de Nairobi Primer día 04:30 Aterrizamos en el aeropuerto de Nairobi. En la terminal hay una docena de agencias de viaje, puestos de información y un bar. Allí tomamos un café y un te por 4$, nos devuelven el cambio en moneda local, 70 shilings. Compramos el billete de autobús a Arusha (Impala shuttle 30$) en Venture África Tours, ubicado en un box que hay en medio de la terminal. 08:00 Una furgoneta nos acerca al punto de recogida de pasajeros hacia Arusha. El vehículo definitivo es un 20 plazas donde mas de la mitad somos blancos. Durante el camino vemos nuestros primeros animales al borde de la carretera: un babuino y una gacela levantada sobre sus patas traseras comiendo de unos matojos.
15:00 Llegamos al Impala Hotel en Arusha tras siete horas de viaje, incluyendo una hora en el cruce de fronteras. La carretera está en remodelación y apenas esta asfaltada en una tercera parte, el resto es una pista de gravilla sin compactar llena de agujeros donde el anglicismo bumping se encuentra a sus anchas. Arusha se encuentra a los pies del monte Neru a una altitud de 1500 mts. Es una ciudad bulliciosa donde los safaris representan el principal negocio, y aunque no es un destino turístico en si misma, es una ciudad donde la mayoría de los viajeros independientes van a necesitar dormir al empezar o acabar un safari.
Jacaranda Hotel hotel  Jacaranda Hotel. 50$ Habitación amplia, limpia y luminosa, con baño y ducha de agua caliente. Cuenta con un campo de minigolf, una piscina sin agua, y un restaurante con terraza y jardín. Se encuentra en una zona silenciosa frente al Impala Hotel, a 10 minutos del centro, y protegido por una verja y un guarda de seguridad (maasai). Restaurante  Spice & Herbs. Restaurante etíope frente al hotel. No asustarse por su aspecto suntuoso que los precios son muy asequibles. Ambiente tranquilo y agradable. Delicioso kitfo y mix de verduras servidos con injera, y dos cervezas, 20$.
¿Con quién hacer el safari? La enorme diversidad de vida salvaje en Tanzania lo convierten en un país especialmente atractivo para disfrutar de un safari en África, y Arusha es el punto ideal desde donde organizar safaris en el norte del país. La presencia de los Big Five (león, elefante, bufalo, leopardo y rinoceronte) en algunos de sus parques, junto con los maasai y sus llamativas regaliasi (mantas tradicionales), nos darán todo lo que buscamos en nuestro paseo por África. A pesar de todo, todas tus expectativas pueden irse al traste si no eliges el operador adecuado para tu safari.
Desayuno en el Havennature Camplodge Nosotros buscábamos un safari económico, de dos o tres noches de duración que nos permitiera ver la suficiente cantidad de animales, en tienda de campaña y con vehículo privado para nosotros solos. Después de mirar media docena de operadores por internet, nos decidimos por Sugerencia Safari Makers, con quienes visitamos los parques naturales de Tarangire, Ngorongoro y Manyara, en un paquete que costaba 715$ por persona. Y fue un acierto, Gidone nos contesto y resolvió todas las dudas vía email los meses previos al inicio del game drive; Joseph fue un conductor prudente y paciente, y un guía estupendo; y el otro Joseph, un cocinero simpático y eficiente que siempre tenía la mesa a punto.
En los safaris económicos el hospedaje es en campsite público dentro o cerca de los parques naturales. El organizador del safari debería proveer de todo lo necesario: tiendas de campaña, material de acampada, camas, colchones, sacos de dormir, mantas, almohadas, etc. Las tiendas deben tener mosquitera tanto en la puerta como en las ventanas, tan solo hay que acordarse de cerrarla cada vez que entras o sales. Suelen pertenecer a compañías privadas y disponen de algunas comodidades occidentales.
Havennature Camplodge Havennature Camplodge Todo ello se daba en nuestro campsite, hotel Havennature Camplodge. A mitad de camino entre Manyara y Ngorongoro, y a 60 km del Tarangire. Dirigido por atentos tanzanos, es tranquilo, comodo y limpio. Tienda de campaña amplia con dos camas en su interior, almohadas, mantas y sitio de sobras para las mochilas. Las duchas y los lavabos son compartidos, están impecables y hay agua caliente. Hay montadas unas 20-30 tiendas, pero estamos solos. En el comedor hay enchufes para cargar las cámaras.
Land Cruiser de Safari Makers Los únicos vehículos válidos para disfrutar de un safari fotográfico son 4x4, landcruisers o similares, en buen estado, con techo abatible (mejor visión de los animales y mejores fotos), radio para comunicar con otros guías y vehículos dentro de los parques, y al menos una rueda de repuesto. Todo lo que necesitas llevar es tu ropa, un sombrero con visera, unos buenos zapatos para caminar, calcetines, gafas de sol, protección solar y repelente de insectos. También es útil tener un pañuelo o fular para tapar nariz y boca en caso de que  el viento levante polvo. Por la noche bajan drásticamente las temperaturas, así que es  recomendable tener una chaqueta o polar, y pantalones largos.
Al negociar el precio aseguraros de que incluye los costes de acceso a los parques (de ocupantes y vehículos), gasolina, peajes y similares, guía de habla inglesa, todas las comidas del día (incluido un packed lunch para el game drive), servicios de cocinero y todas las facilidades de camping. En nuestro caso incluía además dos litros de agua por persona y día. No suelen incluir: las propinas para conductor y cocinero (15$-20$ diarios por persona y día, para cada uno de ellos), la entrada para la excursión opcional a la aldea maasai (50$ por vehículo), refrescos y cervezas, hospedaje y comidas en Arusha antes o después del safari, visados, souvenirs, seguros de viaje, vuelos o transfers al aeropuerto. Aunque todo es negociable, por supuesto. Al hacer la reserva se exige el 50% como deposito vía transferencia bancaria que puede tardar hasta cinco días en llegar, así que se aconseja enviar vía email el comprobante. El resto se pagará al iniciar el viaje en euros, dólares, o tarjeta de crédito (5% de recargo).