Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

Islandia

Borgarbyggð

Primer día Volamos con WOW Air, una compañía low cost islandesa con vuelos directos desde Barcelona a partir de 120€ ida y vuelta. El avión sale dos horas tarde por fuertes vientos en Reykjavik, aunque luego no notamos turbulencias durante el vuelo. Al bajar del avión es fácil distinguir entre turistas y locales, todos los islandeses tras salir del finger van directos al supermercado duty free del aeropuerto a comprar alcohol, que aquí tiene unos impuestos elevadísimos. El aeropuerto internacional de Keflavik, a pesar de su reducido tamaño, dispone de todos los servicios de un aeropuerto de su categoría como tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y mostradores para alquiler de coches. Recogemos nuestro coche en Nordic Car Rental y vamos al hotel.
Guesthouse Alex, KeflavikComo el vuelo llegaba a las 19h, aunque se retrasó dos horas por fuertes vientos, ya habíamos buscado hospedaje en Keflavik, a cinco minutos del aeropuerto. hotel Guesthouse Alex, 8.430 ISK con desayuno. Lo que desde fuera parece un hangar saturado de luces de neón, es un lugar tranquilo, cómodo y funcional, muy bien gestionado. Las habitaciones son sencillas, dos camas, un lavamanos, una mesa, dos sillas y un colgador con estanterías. El lavabo es compartido. El desayuno se sirve de 4h30 a 10h, lo que resulta muy práctico si debes coger un avión a primera hora. Dispone de una amplia zona de parking.
Segundo día Nuestra intención durante estos quince días es circundar la isla siguiendo la Ring Road. Lo hacemos en el sentido de las agujas del reloj, ya que en varios foros hemos leído que en invierno es la mejor opción. Hoy nos dirigimos a Borgarbyggð, un municipio en el noroeste que engloba el fiordo Borgarfjörður y una sucesión de pequeños pueblos y granjas a lo largo del río Hvita. Además existen varios puntos de interés histórico, cataratas, senderos de montaña, glaciares, la cueva de lava más larga del país y un túnel de hielo construido dentro del glaciar Langjokull.
Nuestro Dacia Duster contra los elementosLas carreteras secundarias estan heladas y es imposible circular por ellasCuando salimos del hotel llueve y hace muchísimo viento. Son las nueve de la mañana y aún es noche cerrada, aquí amanece a las once, aunque puede que no te des cuenta pues no sale el sol. Cogemos la carretera 41 hasta Keflavik, está en buen estado, bien asfaltada y bien señalizada. Recorremos una extensa llanura donde se suceden los pequeños pueblos y granjas a un lado y el mar a otro. Al norte de la capital el paisaje cambia por completo, las montañas en el horizonte están completamente nevadas, empieza a aparecer nieve en los márgenes, el asfalto está permanentemente húmedo, y la carretera ya pasa a ser de un carril sin apenas arcén. Siguiendo la Ring Road, poco después de Grundarhverfi empieza el fiordo de Hvalfjörður, que la Ring Road atraviesa con un túnel submarino de 6 km de largo, que alcanza una profundidad de 165 mts bajo el mar. Este paso, además de ahorrarnos 45 km de carretera, permite realizar en 7 minutos un viaje que antes duraba una hora. Hay un peaje de 1.000 ISK.
Fossatun son media docena de casas junto a la carretera. Hay un hotel con vistas a una cascada, más ancha que alta, pero encajada en un entorno de postal. Hubiera sido un buen lugar para estirar las piernas sino hubiera sido por la lluvia y el viento.
Cataratas de Fossatun
Cataratas de BarnafossCataratas de BarnafossA 35 km de allí dejamos el coche en un parquing junto a la carretera con capacidad para 50 vehículos, desde donde se puede acceder a dos cataratas. La más cercana es Barnafoss constituida por una serie de rápidos que discurren a través de un estrecho desfiladero rocoso creado por el río Hvita. La leyenda dice que una vez hubo un arco de piedra natural sobre el río, que fue demolido después que dos niños murieran al caer desde él. A pocos metros está Hraunfossar, formada por una sucesión de pequeños riachuelos que surgen directamente de un campo de lava, y descargan sus aguas sobre el río Hvita a lo largo de 900 mts, creando una impresionante serie de cascadas. Hay varias pasarelas y puntos de observación frente a las cascadas, pero desafortunadamente están congelados y no llevamos crampones. Así que campo a través, buscando zonas de hierba donde el hielo no haya cuaje, a paso lento e inseguro, tenemos visiones parciales de esta maravilla.
Cataratas de Hraunfossar Cataratas de Barnafoss Caminos helados en los accesos a las cataratas de Hraunfossar y Barnafoss Cataratas de Barnafoss Cataratas de Hraunfossar
A quince minutos de allí se encuentra Reykholt, que fue durante la edad media uno de los centros intelectuales y religiosos del país. Snorri Sturluson, un importante historiador y político del siglo XIII vivió aquí durante 35 años. Los atractivos del pueblo, que hoy cuenta con menos de 60 habitantes, giran en torno a él. Se conserva parte de su granja y una poza de piedra con agua caliente que data del siglo X. El agua llega hasta aquí por un pequeño túnel desde Snorralaug, un manantial de aguas termales situado a 300 mts, actualmente cubierto por un muro de piedra y una chimenea humeante. La zona es conocida por su actividad geotermal, de hecho hay varias piscinas de agua caliente abiertas al público en la zona, y por las calles del pueblo pueden verse pequeños surtidores de agua burbujeante. También se puede visitar Sonrrastofa, un museo dedicado a los estudios medievales, y junto al cementerio hay una bonita iglesia de madera construida en 1896.
Poza de piedra de Snorri Sturluson, Reykholt Surtidores de agua burbujeante, Reykholt Manantial cubierto de Snorralaug, Reykholt Surtidores de agua burbujeante, Reykholt Iglesia de Reykholt
Surtidores del manantial Deildartunguhver junto a Krauma Geotermal BathsDespués de tanto ajetreo paramos en Krauma Geotermal Baths, 3800 ISK, un complejo de aguas termales. Antes de entrar en él se pasa junto al manantial Deildartunguhver, del que fluyen 180 litros por segundo a una temperatura de 97º. Esta agua es canalizada hasta las ciudades de Borgarnes (34 km) y Akranes (64 km). Antes de llegar a los baños el agua es enfriada con agua proveniente de un glaciar cercano, quedando el agua de sus cinco pequeñas piscinas entre 38º y 45º. Dispone a demás de otra piscina con ice water a 6º, dos saunas, zona de relax con chimenea y un restaurante. Puede alquilarse bañador y toallas en caso de no tenerlo. Es un lugar muy agradable donde pasar la tarde y cenar.
Surtidores del manantial Deildartunguhver junto a Krauma Geotermal Baths Krauma Geotermal Baths Krauma Geotermal Baths Krauma Geotermal Baths Krauma Geotermal Baths
Bifrost HotelBifrost HotelComo nuestra ruta es hacia el norte, paramos a dormir en Bifrost, una ciudad universitaria de unos 200 habitantes, que durante el invierno alberga a más de 500 estudiantes. Hay un pequeño supermercado y un cajero automático, el resto son residencias y casas particulares. hotel Bifrost Hotel, 11.250 ISK con desayuno. Habitación amplia tipo apartamento, con cocina americana y muchos armarios y cajones. Dispone de gimnasio, una poza de aguas termales y el único restaurante del pueblo. Cenamos hamburguesa entre 1.900 y 2.200 ISK, cerveza medio litro 1.000 ISK. Excelente desayuno, variado y completo.