Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

Sudáfrica

Ciudad del Cabo

Primer día A través de Rental Cars, alquilamos un coche con First, la low cost de Sixt en Sudáfrica, que recogemos en el aeropuerto de Cape Town. Es un Hyundai Go de cambio manual, pequeño pero fácil de conducir. Siendo verano y además fin de año, los precios están por las nubes, pero aun así y todo nos sale relativamente barato, 25€ diarios con seguro a todo riesgo.
3rd Beach con la playa de Camps Bay al fondoReserva de pingüinos en Boulder’s BeachCiudad del Cabo es la ciudad favorita de los sudafricanos. Y la verdad es que sobre el papel lo tiene todo. Su ubicación, entre la Table Mountain y las paradisiacas playas de arena blanca, surcadas por ballenas y delfines visibles desde la orilla, es privilegiada. Para amantes de la cultura hay edificios victorianos, museos, galerías de arte, y Roben Island, donde Nelson Mandela pasó 27 años de encierro. En sus alrededores, a una hora del centro, hay una extensa zona de viñedos con cientos de bodegas para visitar, el Cabo de Buena Esperanza, playas para practicar surf, una playa con una colonia de pingüinos permanente, o la posibilidad de sumergirse con tiburones blancos en una jaula. Así que, ¿porque no me gustó? Porque me dio la sensación de ser una ciudad europea de grandes avenidas, cara, vieja y aburrida, a la que la población blanca ha desposeído de la vitalidad negra africana, un lugar totalmente desubicado en este continente de tierra roja, un lugar que representa todo lo que quiero dejar atrás cuando vengo a África.
A Sunflower Stop Hostelhotel A Sunflower Stop, 660 rands. Situado entre Signal Hill y Green Point, a 5 minutos en coche del Waterfront y el centro de la ciudad, y a 15 de la Table Mountain. Es un albergue cuyas habitaciones se distribuyen alrededor de una piscina junto a la que están el bar, la zona de barbacoa y recepción. Hay sala de TV, biblioteca y una cocina ampliamente surtida. En general muy tranquilo y agradable. Wifi. Baño compartido. Hay dormitorios de 6 y 8 camas, y habitaciones privadas como la nuestra. Habitación doble amplia con ventana a un patio interior, cómoda de seis cajones, dos lámparas en la mesita de noche, enchufes suficientes y caja fuerte. No incluye desayuno.
Victoria & Alfred Waterfront Victoria & Alfred Waterfront Focas en los muelles de Victoria & Alfred Waterfront Victoria & Alfred Waterfront Nobel Square, junto a Victoria & Alfred Waterfront
Faro de Green Point (1824) Victoria & Alfred WaterfrontVictoria & Alfred WaterfrontVictoria & Alfred Waterfront. Ubicado en el puerto activo más antiguo de Sudáfrica, hay un sinfín de actividades para toda la familia: tiendas, bares y restaurantes, cines, un acuario, el museo marítimo, incluso focas en algunos pilones y muelles. Desde aquí salen los ferrys hacia Roben Island, y los barcos para el avistamiento de fauna marina cuando es temporada. Es un lugar ideal para pasar la tarde, y una zona segura para salir a cenar. Aquí también está Nobel Square, una plaza donde hay cuatro estatuas de tamaño natural, una por cada Nobel con que ha sido galardonado el país.
Restaurante Karibu. Uno de los muchos restaurantes con vistas al puerto deportivo. Especializado en comida sudafricana. Pedimos ensalada de biltong (carne seca típica de Sudáfrica), calamares (tiernos y frescos), werkuss sonek con arroz (pescado local muy sabroso y de grandes espinas), y dos cervezas, 413 rands.
Victoria & Alfred Waterfront
El último día, de vuelta de Table Mountain, visitamos el centro. Aparcamos en Long Street, edificios victorianos con balcones de hierro forjado, hoteles de diseño, bares, restaurantes, tiendas de artesanía y algunos albergues. A 50 mts está Green Market Square, probablemente el corazón de la ciudad, desde donde parten las calles más populares y comerciales. Es una plaza rodeada de bares y restaurantes, en cuya zona central se monta un mercado de artesanía local, que ya está recogiendo, y eso que estamos en fechas navideñas y aún quedan dos horas de luz solar. Paseando nos acercamos al Parlamento y el Castillo de Buena Esperanza, ambos fuera de horario de visita. Dando vueltas sin rumbo llegamos a Company’s Garden, donde hay algunos tenderetes de venta ropa y comida. El aspecto del centro es apocalíptico, todo está cerrado, persianas bajadas, apenas hay coches y aún menos gente.
Cerca del hotel, en la Main Road de Green Point, entre un Spa y una farmacia, se encuentra Restaurante RocoMamas, un restaurante especializado en hamburguesas, chuletones y costillas, al más puro estilo americano. Venimos atraídos por la larga cola que hay en la puerta, y no nos equivocamos, buena calidad, raciones generosas y buena música (AC/DC, Fuzztones, Ramones, The Clash)