Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

ORIENTE MEDIO

Cisjordania

Mercado de Belen Decimocuarto día Hoy toca excursión a las zonas palestinas. Saliendo por la Puerta de Damasco a mano derecha, junto a la carretera de Nablus, se encuentra la parada de autobús para destinos árabes. Nos subimos en una furgoneta para doce personas con destino Belén (5,5 IS) que se llena en apenas cinco minutos. Belén es nombrada por primera vez en la Biblia relacionándola con la muerte de Raquel, quien tras morir dando a luz fue enterrada a las afueras del pueblo por su esposo Jacobo. Pero sin duda es el nacimiento de Jesús el acontecimiento más importante del que Belén ha sido testigo, y el evento histórico que durante siglos ha traído a peregrinos y visitantes de todo el mundo.
El bus nos deja en la carretera que lleva a Hebrón, desde donde hay que subir la colina atravesando un típico mercado árabe, pequeño y agradable. Aquí solo se venden artículos de consumo local: ropa, alfombras, artículos para el hogar, carnes, frutas, verduras. Nada de relicarios o botellas de agua bendita. Es sábado, esta a rebosar y más gente no cabe, pero no nos cruzamos con ningún turista. Solo en Manger Square, frente a la Iglesia de la Natividad, vemos un par de autocares.
La iglesia esta rodeada por un muro que le da aspecto de fortaleza. La puerta principal fue rebajada por los cruzados para evitar la entrada de jinetes, convirtiéndola en la diminuta puerta actual, por la que hay incluso que agacharse para poder entrar. La basílica esta poco decorada y apenas entra luz natural, unas columnas doradas separan la nave central de las blancas y desnudas paredes laterales y tan solo en el altar hay una profusión de lámparas que no acaban de darle el aire majestuoso que el lugar se merece. Toda ella tiene un aspecto descuidado muy alejado del lugar alegre y glorioso con que representamos los pesebres. Junto al altar una escalera nos lleva a la Gruta de la Natividad, donde Iglesia de la Natividad, Belen
Punto donde nacio Jesús, Iglesia de la Natividad, Belen un agujero rodeado de una estrella de plata de 14 puntas señala el punto exacto del nacimiento de Jesús. En otro rincón de la cueva, bajando tres escalones, está la capilla del pesebre, un pequeño altar situado sobre el lugar donde fue depositado el Niño. Desde aquí unos túneles comunican con la Iglesia de Sta. Catalina, desde donde se retransmite la Misa del Gallo a todo el mundo la noche de Navidad. Los padres franciscanos hacen una procesión diaria de una iglesia a otra atravesando estos túneles a las 12:00, siendo el único momento en que se abren al público. Saliendo de esta iglesia nos encontramos con el tranquilo Claustro de los Cruzados, presidido por una estatua de San Jerónimo.
Acceso a la Gruta de la Natividad, Belen Gruta de la Natividad, Belen Iglesia de Santa Catalina, Belen Claustro de los Cruzados, Belen Capilla de la Roca de la Leche, Belen
Unas calles más arriba encontramos la Capilla de la Roca de la Leche, donde la Sagrada Familia se refugió aquí en su viaje a Egipto. Se dice que una gota de leche de la Virgen cayó en el suelo dando origen a la blanca piedra caliza.  Mapa Mapa de Belén.
Mercado nuevo, Hebron Atravesamos el mercado de nuevo de vuelta hacia la carretera y cogemos un bus hacia Hebrón (5 IS), una ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos por ser el lugar donde esta enterrado el patriarca Abraham. La tensión aquí es permanente. En 1995 se inicia el largo proceso de retirada israelí de las ciudades cisjordanas, que se consuma aquí dos años más tarde con el Protocolo de Hebrón. La ciudad queda dividida en dos áreas: H1 es el 80% controlado por la ANP, incluye zonas residenciales y comerciales al oeste de la ciudad vieja; H2 es el restante 20% que incluye la qasba, un pequeño asentamiento de 400 colonos, y áreas adyacentes a la gran colonia judía de Kiryat Arba. Mapa Zonas H1 y H2.
Este relativamente pequeño sector es el centro geográfico, económico, histórico y religioso de Hebrón. La principal misión aquí del IDF (ejército israelí) es la protección de los colonos, sometiendo a la población palestina con restricciones de tráfico, controles de documentación intensivos, checkpoints y puestos de vigilancia armada en tejados y torretas. La vida en el H2 se ha hecho imposible para los árabes, que la han abandonado casi por completo. Mapa Mapa ciudad vieja de Hebrón.
Fin a la ocupación, Hebron Nos apeamos en medio del nuevo mercado. Se trata de un mercado descubierto muy animado lleno de productos de todo tipo, surgido como consecuencia del desplazamiento de los negocios del viejo zoco, en la actualidad fuertemente vigilado por el ejército israelí Atravesándolo llegamos a una calle estrecha y desierta con pinta de no vivir nadie. Al fondo se ven lonas caquis y alambradas. Sin duda nos estamos acercando a la zona custodiada por los israelís. Un soldado desde una torreta y con un M16 en las manos nos pregunta por nuestra procedencia y hacia donde nos dirigimos, además de avisarnos de la prohibición de hacer fotos en esta zona. Entre tanto una patrulla fuertemente armada se cruza con nosotros. Con la mini cámara de Rosa conseguimos grabarlo casi todo.
El viejo mercado es un laberinto de callejones repletos de tiendas cerradas, una ciudad fantasma donde apenas una decena de tenderos de los más de doscientos que había, aguardan la llegada de los escasísimos turistas que nos dirigimos a la Mezquita de Abraham. Algunas calles están cubiertas con una red que protege a los palestinos de basuras y piedras arrojadas sobre ellos por los colonos.
Sector H2, Hebron Viejo mercado, Hebron Mezquita de Ibrahim, Hebron Viejo mercado, Hebron Acceso a la Mezquita de Ibrahim, Hebron
Nuevo mercado, Hebron Estamos otra vez en un lugar de fuerte simbolismo religioso. La Mezquita de Ibrahim está construida en lo alto de una pequeña colina sobre la Cueva de Makhpela, la Tumba de los Patriarcas, donde según la tradición judía se encuentran los sepulcros de Abraham y su esposa Sara, cuatro de sus hijos, y los de Adan y Eva. Esta considerado el segundo lugar más sagrado del judaísmo, y el segundo punto más importante para los musulmanes en Tierra Santa después de la Cúpula de la Roca. La cueva tiene una especial importancia para los judíos por tratarse según el Libro del Génesis del primer terreno comprado por Abraham en la Tierra Prometida.
Cisjordania es un enjambre de controles militares, vallas metálicas, alambradas y torretas grises, salpicada de asentamientos judíos a los que los colonos llegan por carreteras para su uso exclusivo, y los palestinos usan otras que les permite moverse por la zona ocupada sin necesidad de atravesar barrios judíos. Así que para ir a Belén o Hebrón en transporte público la única opción es dirigirse a la parada de autobuses árabes frente a la puerta de Damasco. Salen cuando están llenos.
Bus  Desde Belén salen autobuses hacia Jerusalén y Hebrón cada 30 minutos.  Bus  Desde Hebrón hay que tomar bus a Belén, cambiar de vehículo y tomar otro a Jerusalén. También hay autobuses directos a Ramallah.