Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

Islandia

Bahía de Húnaflói

Tercer día Las calles de Bifrost están aún más congeladas que ayer por la noche. El servicio de carreteras avisa de que la Ring Road hasta Hvammstagi está resbaladiza. Decidimos salir y si no lo vemos claro nos volvemos. La carretera está nevada, pero nuestro coche con ruedas de invierno se agarra bien. Atravesando un puerto de montaña nos cae una fuerte nevada, con mucho viento y niebla, los palos baliza que hay en los márgenes de la carretera son nuestra salvación. Esto es Islandia, las carreteras están preparadas y los coches también, a pesar de todo, mejor circular a velocidad moderada.
Ring Road entre Befrost y Hvammstagi Ring Road entre Befrost y Hvammstagi Ring Road entre Befrost y Hvammstagi Ring Road entre Befrost y Hvammstagi Ring Road entre Befrost y Hvammstagi
Hvammstangi Icelandic Seal CenterLa bahía de Húnaflói es una zona tranquila, pequeños pueblos pesqueros, escarpados acantilados, bizarras formaciones rocosas, algunas focas y muchas granjas de caballos. Nuestra primera parada es en Hvammstangi, un pueblo de pescadores de unos 600 habitantes ubicado en la península de Vatnsnes. Dispone de piscina, camping, hotel, restaurantes, supermercado, cajero automático y una gasolinera. Su principal fuente de ingresos son las gambas y la mayor factoría textil del país, aunque se está haciendo un nombre dentro del turismo debido a la gran cantidad de focas que habitan en la zona, que en temporada estival pueden verse desde el puerto. Junto al muelle se encuentra el Islandic Seal Center, que funciona como museo y centro de investigación, y desde donde Sealwatching utiliza un bote de pesca islandés tradicional, que vemos amarrado en el puerto, para llevar a los visitantes a observar focas en mar abierto. Desafortunadamente en invierno las focas no visitan el pueblo.
Bote de pesca tradicional usado por Sealwatching para avistar focas, Hvammstangi Puerto de Hvammstangi Pescado seco y curado al aire, Hvammstangi Puerto de Hvammstangi Vista de Hvammstangi desde el puerto
Hvitserkur
HvitserkurHvitserkurAl salir del pueblo dirección norte, seguimos la carretera 711 buscando dos puntos de interés. Borgarvirki una formación natural de columnas de basalto, que fue usada como fortaleza militar, pero la carretera está cortada 4km antes de llegar. El otro es Hvitserkur, un promontorio rocoso que se alza sobre el mar junto a la costa. Tiene dos arcos en la base que, dicen, le da un aspecto de dragón bebiendo agua. Curiosamente su nombre, "camisa blanca", nada tiene que ver con esto, se debe a la enorme acumulación de excrementos de gaviota. Aquí, el acceso hasta el mirador de la playa también está cortado, pero se puede aparcar el coche en un lateral de la carretera y bajar sorteando placas de hielo, estirar las piernas un rato merece la pena a pesar del frío.
Caballos islandeses pastando en los márgenes de la carretera Caballos islandeses pastando en los márgenes de la carretera Caballos islandeses pastando en los márgenes de la carretera Caballos islandeses pastando en los márgenes de la carretera Caballos islandeses pastando en los márgenes de la carretera
Es nuestra primera experiencia en carreteras de tres números, las 716 y 711, son de tierra negra volcánica, cómodas pero con gravilla, hay más charcos y más hielo pero no se circula mal. Apenas nos cruzamos dos coches, un tractor, y un montón de fornidos caballos islandeses pastando tras una valla en los márgenes de la carretera.
El río Víðidalsá cae por la catarata Kolufossar sobre el cañón de Kolugljúfur
El río Víðidalsá atraviesa el cañón de KolugljúfurEl río Víðidalsá cae por la catarata Kolufossar sobre el cañón de KolugljúfurUna vez de vuelta a la Ring Road tomamos la carretera 715. La pista termina después de 9 km en un cruce, donde hay que seguir a la izquierda 2 km más dirección a la granja Kolugil. Frente a ella, junto al río Víðidalsá hay un pequeño parquing. Estamos frente al Cañón Kolugljúfur, un desfiladero de 1 km de largo y unos 35 mts de profundidad, sobre el que el río Víðidalsá forma varias cascadas mientras atraviesa el valle de Víðidalur. Un puente atraviesa la gran grieta, permitiendo disfrutar de la cascada Kolufossar, llamada así en honor a Kola, una troll gigante que habitaba la zona. A un lado el río se precipita por la cascada, un salto de unos 10 mts semi congelado en esta época del año; y al otro, las aguas, tras el salto, bajan tranquilamente por el desfiladero.
El río Víðidalsá atraviesa el cañón de Kolugljúfur El río Víðidalsá cae por la catarata Kolufossar sobre el cañón de Kolugljúfur El río Víðidalsá atraviesa el cañón de Kolugljúfur El río Víðidalsá cae por la catarata Kolufossar sobre el cañón de Kolugljúfur Pescado seco y curado al aire, Hvammstangi
Iglesia de ÞingeyrakirkjaYa de camino al hotel cogemos un pequeño desvío en la carretera 721 para visitar la que dicen es una de las iglesias más bonitas del país, Þingeyrakirkja, la primera iglesia construida en piedra en Islandia. Fue construida para reemplazar una iglesia anterior de turba. A falta de piedras en la zona, el material fue traído desde 8 km de distancia sobre trineos que atravesaban el lago Hóp, helado en invierno. Es conocida por su techo pintado en azul y decorado con 1000 estrellas doradas, además alberga un altar del siglo XIII y un púlpito del siglo XVII, pero el acceso estaba cerrado. El invierno no es apto para turistas en Islandia, la mayoría de atracciones "no naturales" están cerradas.
Hotel Huni, BlönduósbærHotel Huni, BlönduósbærEn la carretera 724, a siete kilómetros de la Ring Road, poco antes de llegar a Blönduósbær, se encuentra el hotel Hotel Huni 8.700 ISK. Es un hotel tranquilo y apartado, regentado por una amable señora. Como somos los únicos huéspedes nos ofrece una habitación con baño privado, aún habiendo reservado baño compartido. Habitación amplia, cama doble, dos mesitas de noche, un sofá, una mesa, un par de sillas, tetera eléctrica, té y azúcar. El agua caliente viene directa de un hot spring, se nota el olor a azufre cuando sale del grifo, aunque al beber té no se aprecie en su sabor. Amplia zona de parking. Si hay hambre, o vienes cenado o lo haces aquí. La comida es buena y el precio razonable, farmer soup, agua y chocolate de postre, 2.000 ISK cada uno.