Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

ETIOPIA

Jinka y el Omo valley

Jinka, un pequeño pueblo cuya pista de aterrizaje es la calle principal, es el punto más cercano a los Parques Nacionales de Omo y Mago; donde viven 60 grupos étnicos diferentes rodeados de exuberantes parajes naturales. En el pueblo hay dos gasolineras, un buen garaje, un banco, un par de colmados, una oficina de Ethiopian Airlines y un animado mercado los sábados por la mañana, donde se congregan gentes de los diferentes grupos étnicos de la zona: ari, hammer, karo, banna e incluso mursis.
Jinka es la ultima gran ciudad al sur, los cortes de agua y luz son diarios, y durante la noche la oscuridad es absoluta ya que el alumbrado público deja de funcionar a las once. Nuestro hotel tenia grupo electrógeno, pero no desperdician energía en algo tan banal como mantener unas farolas encendidas toda la noche. 
Acampada a orillas del rio Neri En Arba Minch conocimos un catalán, Joan, que estaba recorriendo el país en bicicleta. Mientras él venia hacia Jinka nos encargamos de buscar un 4x4 para alquilar, que también compartimos con unos belgas que nos encontramos en Konso. Por 125$ diarios contratamos un jeep en NTO (National Tour Operation).Una vez reunidos todos, el camino comenzó con una visita al territorio mursi.
El poblado esta ubicado en una zona agreste y falta de agua en la frontera del Mago Valley. Acompañados de un "scout" armado iniciamos la visita. Un rápido vistazo permite adivinar que no han
Niños Karo y Yo sabido adaptarse a la vida sedentaria. Los mursi son cazadores y por tanto nómadas. Hay unas diez cabañas, que caerán al suelo al primer golpe de viento, veinticinco personas, y un suelo repleto de boñigas de vaca y otros animales. Llega un momento en que te despreocupas de ellas por que es prácticamente imposible no pisarlas, el ganado por en medio del pueblo, y como no, bastantes moscas. Al pasar diez minutos el jefe empieza a ponerse nervioso, si no hay más fotos ya os podéis ir, es lo único que quieren, no tienen ninguna intención de intimar contigo, de darte conversación, solo les interesa el dinero. Las mujeres se te acercan colocándose el plato en los labios para que les saques una foto, los hombres más pintados hacen lo mismo, pero rápidamente pierden todo el interés. De hecho no lo han tenido en ningún momento, ni tan siquiera sonríen. De acuerdo, estoy adulterando su cultura y su forma de vida de la forma más violenta posible, pero mientras en toda esa zona no quedan apenas mursi, por que en los últimos quince años han exterminado completamente la caza y han tenido que emigrar más al sur en busca de ella, estos han decidido quedarse por que sabían que gente como yo iba a llegar a visitarlos y darles birrs (tres birr por foto cuando lo normal es uno), como mínimo que las fotos salgan bien... Apenas he sacado fotos, tanta agresividad te corta... Lo mejor unas chicas mursi que nos hemos encontrado en la carretera, interesadas en el dinero, y yo en dárselo, pero mucho más sociables.
Tomando cafe con los Bumi A mediodía acampamos en un claro junto al río Neri. A media tarde, un guía del parque, nos guió en una caminata para ver animales, pero apenas vimos un par de cervatillos y unos jabalís. Mala suerte... El segundo día empezamos visitando a los Karo. Estos ya estaban más organizados, el poblado esta semi amurallado, en los aledaños hay una escuela que ha construido una ONG y el ganado esta cercado en el exterior del pueblo. Viven unas cien personas, muchísimos niños, ahora que lo pienso no había niños con los mursi. Aquí sacamos bastantes fotos, y además tuvimos la posibilidad de conversar con ellos animadamente a los pies de una acacia, la única sombra del pueblo. Mas de uno hablaba inglés... Compre también una de esas famosas sillas / almohada.
Luego les toco el turno a los Bumi, un poblado situado frente a una misión religiosa, de la que solo le separa un río. Nuestra primera intención era dormir en ella, pero desde hace un año en la misión solo pueden dormir etíopes. Aquí fue más caro, 50 birr por cruzar el río en una barcaza guiada por dos hombre que con largos palos la empujan sobre el lecho del río, y 50 más para la comunidad. A parte
Niños Dassanetch dos birr por foto, estos van aprendiendo... Ok, no hay problema, sobre todo si como parece esos cien birr son de uso común. Amabilísimos, incluso nos invitaron a tomar café en una de sus cabañas.
Esa noche instalamos nuestra tienda de campaña en un recinto cerrado dentro del pueblo de Omorate, donde festejamos mi cumpleaños con una cabra, sin duda el más autentico de los 32, jejeje.

Al día siguiente, tercero y ultimo del tour, empezamos visitando a los Dassanetch. Son los más pobres que hemos visto hasta ahora, situados a las afueras de Omorate, sus chabolas están construidas con planchas de hojalata y aluminio. Chabolismo dentro de Etiopia, imagínate... Un montón de simpáticos niños, algo nerviosos con nuestra presencia. Aquí no hay armas.
Luego fuimos a Dimeka, al mercado hammer. Las chicas más guapas de todas las tribus que hemos visto. El mercado grande y concurrido. Comimos allí y probamos una bebida preparada a base de miel, que aunque no es mala hay que acostumbrarse a su fuerte sabor. Los hammer lo toman como refresco energético, incluso los niños, yo creo que no lleva alcohol.
Jinka es un lugar tranquilo con poco que ver a parte del mercado, pero se convierte en el centro perfecto para realizar excursiones al Mago y Omo Valley. Es necesario alquilar un 4x4, con conductor y guía, unos 125$ diarios. Al sur de Jinka no hay mas que selva, así que proveeros de agua embotellada, comida, bidones de gasolina, tiendas de campaña, fogones, pan, y montones de billetes de un birr (lo más nuevos posible) para pagar por las fotos que vais a realizar.
Chicas Mursi Omo y Mago National Park. Se encuentran a un día de carretera al sur de Arba Minch, ocupan entre ambos una extensión de más de 6000 km2., e incluyen el lago Chew Bahir, el Monte Mago de 2528 mt y los ríos Mago, Usno, Omo, Mui y Neri. La sabana se extiende por casi toda la zona, alcanzando en el sur hasta seis metros de altura. A las orillas del río Neri crecen pequeños y densos bosques ribereños, creando tranquilos claros aislados donde acampar. En estos bosques abundan los mandriles, así que cuidado con dejar la comida descuidada. El parque tiene una población estimada de 2000 búfalos y 200 elefantes, también pueden verse gacelas, gatos salvajes, zorros, cebras, leones y multitud de pequeños mamíferos, así como más de 300 especies de aves diferentes. Subido a las colinas de Mizuno o Dirga poco antes de la puesta de sol, con un poco de suerte podemos ver algunos animales yendo a beber a charcas cercanas.
Territorio Mursi. Situado a 60 km de Jinka, en 4x4 se tarda unas tres horas en llegar por un camino de piedra impracticable tras una fuerte lluvia. Antes en las oficinas del Mago NP os asignaran un scout (guardia armado) para protegeros de fauna salvaje. Los mursi son antipáticos y violentos, pero ver de cerca aquellas mujeres con los platos en los labios, no tiene precio...

Alto en el camino hacia Jinka Avión Hay vuelos tres veces a la semana con escala en Arba Minch. 82$. Debido a las condiciones de la pista, que es de tierra, algunos vuelos pueden ser cancelados en época de lluvias. Bus Autobús diario desde Arba Minch, con parada en Konso, 45 birr, 7 horas de viaje. También hay transporte semanal a poblaciones cercanas, como: Kako, Key Afar, Weyto, Turmi y Dimeka; que suelen coincidir con los días de mercado.
Pista aterrizaje, Jinka  hotel  Orit Hotel. Frente al Omo Hotel, es uno de los mejores. Habitaciones limpias, con baño y ducha privados, restaurante y terraza, 40 birr. Nosotros acampamos en el jardín dos noches, no había ni una habitación libre en todo Jinka, por 30 birr (10 por persona + 10 birr por alquilar la tienda), ducha comunitaria incluida.  hotel  Goh Hotel. El mejor hotel de la ciudad. Habitaciones amplias, con baño privado y un buen restaurante, además hay parking para los coches. 80 birr habitación doble. Es bastante difícil conseguir habitación pues aquí paran todos los viajes organizados, aun así todo yo pase una noche, jejeje.  hotel  Omo Hotel. Habitaciones limpias, con baño por 35 birr.