Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

INDONESIA

Dragones de Komodo

El único motivo para acercarte hasta la destartalada Labuan Bajo si no tienes intención de continuar viaje por Flores o islas mas occidentales, y además no vas a disfrutar de sus fantásticas aguas para bucear, es visitar al antediluviano dragón de Komodo.
Hembra de dragon de Komodo sobre un nido, Isla de Rinca Dragon de Komodo, Isla de Rinca Se trata del lagarto mas grande del mundo, puede llegar a los 3 mts de longitud y 100 kg de peso. A pesar de que se alimenta básicamente de carroña, también es capaz de cazar y tender emboscadas a búfalos, cabras, aves y demás animales que habitan las islas. Su tamaño y aspecto fiero les ha forjado una reputación de animal temible y peligroso, y aunque son raros los ataques a humanos, hay documentadas varias muertes desde su descubrimiento el año 1910. Por ello la visita se realiza acompañada de rangers.
Dragon de Komodo, Isla de Rinca Dragon de Komodo, Isla de Rinca Dragon de Komodo, Isla de Rinca Dragon de Komodo, Isla de Rinca Hembra de dragon de Komodo, Isla de Rinca
Dragon de Komodo, Isla de Rinca Es un animal endémico y amenazado del que solo hay unos 5.000 ejemplares repartidos básicamente en cinco islas. Con el fin de protegerlo, así como la fauna, flora y zonas marítimas de la región, fue fundado en 1980 el Patrimonio de la Humanidad - UNESCO Parque Nacional de Komodo, mas tarde declarado Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera. En la isla de Rinca se realizan visitas guiadas acompañados de un ranger para cada cinco turistas, que armado con una larga vara en forma de Y nos protegerá de algún dragón que quiera acercarse mas de la cuenta. La entrada cuesta 50.000 IDR, mas 50.000 por cada cámara, y 50.000 IDR el ranger para cinco personas. A esto hay que añadir los 250.000 de la barca.
Dragon de Komodo, Isla de Rinca Isla de Rinca Detalle de la garra de un dragon de Komodo Bufalo de agua, isla de Rinca Dragon de Komodo, Isla de Rinca
Hembra de dragon de Komodo sobre un nido, Isla de Rinca Vigésimo cuarto día La visita, de unas dos horas, se inicia en el pequeño poblado donde residen los guardas y bajo cuyas casas se tumban los dragones buscando la protección del sol y la comida de las cocinas. Aquí es sin duda el lugar más fácil y cómodo para verlos. Después seguimos una ruta llena de nidos de dragón. La hembra deposita sus huevos en un agujero o grieta junto a un árbol y yace sobre ellos, protegiéndolos. Vemos una docena de dragones, un búfalo y una pareja de faisanes, rodeados de un paisaje árido y agreste salpicado de largas y esbeltas palmeras. Realmente, pese al intenso calor, merece la pena. Una oportunidad única de ver de cerca a este esbelto reptil mas propio de la época de los dinosaurios.
Paisaje de la isla de Rinca