Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

PORTUGAL

Lisboa

Lisboa desde el Elevador de Santa Justa Por Lisboa han pasado visigodos, romanos, musulmanes, cristianos y 3.000 años después de su fundación, nosotros en visita familiar. Después del gran terremoto que arraso prácticamente toda la ciudad en 1.755 muchos monumentos fueron reconstruidos, y hoy puede visitarse un rico patrimonio cultural que incluye iglesias, palacios e incluso un enorme castillo. Su construcción sobre siete colinas le añade el encanto de las callejuelas, sus característicos tranvías amarillos, y las buenas vistas; y los barrios junto al río Tajo dan fe de su pasado de navegantes y conquistadores. Además tenemos el fado y la buena comida. En definitiva, un destino cercano y barato apto para cualquier fin de semana.
Lisboa desde el Elevador de Santa Justa Primer día Desde el Aeropuerto de Lisboa cogemos el aerobús (1,40€ billete sencillo). Existe un pase combinado para todo el día que permite utilizar los tranvías, funiculares y autobuses locales por 3,50€. Bajamos en la Plaza Marques de Pombal, entre el Parque Eduardo VII y la Avenida Liberdade, una buena zona para alojarse, tranquila, a pocos pasos del centro histórico, y bien comunicada. hotel  Hotel Sana Capitol, 61€. Habitación limpia, luminosa, baño impecable, desayuno incluido, rango medio-alto. La Av. da Liberdade es un bonito y elegante paseo construido a finales del siglo XIX según el estilo de los Campos Elíseos. Fuentes, árboles, palmeras y pavimentos decorados con dibujos abstractos.
Llegamos a la Praça dos Restauradores, cuyo obelisco conmemora la victoria sobre el imperio español en 1.640. Junto a ella hay una zona alrededor de la rua Jardim do Regedor que esta llena de restaurantes turísticos baratos. Uno de ellos, con una bonita terraza es Restaurante Rest. Santiago. Bacalao as natas, pez espada na brasa con verduras, cerveza, postres y cafés, 15€.
Plaza Marques de Pombal Pavimento decorado en Av. da Liberdade Av. da Liberdade Rest. Santiago Casa do Alentejo
Elevador de Lavra Lisboa es una ciudad de agotadoras y empinadas calles, por lo que a finales del siglo XIX la ciudad se dotó de unos elevadores mecánicos, una especie de ascensores urbanos de los que hoy en día solo quedan cuatro. Funcionaban por cremallera, contrapeso de agua, vapor, y ya en 1915 electrificados. Junto al restaurante esta el Elevador de Lavra, el funicular más antiguo de Lisboa. Fue inaugurado el 19 de abril de 1884, y tiene una extensión total de 188 metros y una pendiente media del 23%.
Visitamos la Casa do Alentejo, una casa regional ubicada en un interesante edificio que imita una casa arabe, dispone de bar, restaurante y tienda de souvenirs. La Rua de Portas de San Antao es otra calle llena de restaurantes, tiendas y terrazas que lleva hasta la pza Pedro IV, mas conocida como Rossio. El suelo esta cubierto con los típicos mosaicos blancos y negros lisboetas formando diferentes dibujos. En el centro se encuentra la estatua de Pedro IV, el primer emperador del Brasil independiente, y a su alrededor sobrios edificios ocupados por tiendas de recuerdos, joyerías y cafeterías. En la cara norte se encuentran el Teatro Nacional Doña María II y la imponente Estación de tren de Rossio.
Av. da Liberdade Lisboa Rossio, estatua de D. Pedro IV Elevador de Santa Justa Plaza Marques de Pombal
Junto a ella, ocupando el antiguo emplazamiento de un hospital, luego importante mercado, y ahora reino de palomas en torno a una estatua ecuestre de Juan I, se encuentra la pza Figueira con unas magníficas vistas del Castelo de Sao Jorge. RestaurantePastelería Suica, Rossio 100. Muy turístico, de ambiente cuidado y un poco elitista. Decoración retro años 20. Pasteles, helados, tés y cafés.
Estamos en La Baixa, la parte baja, la Lisboa que creció en torno al castillo y que fue duramente afectada por el terremoto de 1755. Ahora es una animada zona comercial, tiendas de souvenirs, terrazas y puestos de venta de castañas (2€ la docena). Siguiendo la peatonal Rua Augusta hacia el mar llegamos al Elevador de Santa Justa (2,80€ i/v). Se trata del único elevador vertical de Lisboa, ya que el resto son en realidad funiculares. Construido en 1902 para unir los barrios de la Baixa Pombalina y el Chiado, se trata de una estructura metálica enteramente de hierro, de 45 mts de altura, y alberga en su interior dos ascensores revestidos de madera con capacidad para 24 personas cada uno. Rua Augusta
Praça do Comercio El ascensor nos deja junto a las Ruinas del Convento de Carmo, antigua iglesia gótica arrasada en el terremoto de 1755, y que actualmente alberga el Museu Arqueológico do Carmo. Volvemos andando hasta rua Augusta, y caminando dirección hacia el mar cruzamos el Arco da Victoria, inspirado en el Arco del Triunfo de París, para acercarnos a la Praça do Comercio. Desafortunadamente no podemos ver nada por encontrarse en obras. Fue el terreno donde se asentó el Palacio Real durante 200 años, desde que en 1511 Manuel I cambiara su residencia del Castillo de San Jorge a este lugar junto al río Tajo. Los edificios que la rodean estan actualmente ocupados por ministerios.
El Rossio desde las Ruinas del Convento de Carmo Largo do Carmo Arco da Victoria Ruinas del Convento de Carmo Rossio
Siguiendo la calle Alfandega llegamos a Largo Terreiro do Trigo, cuyo nombre deriva del gran edificio del Santuario de Trigo, un antiguo granero destinado al suministro de cereales para la ciudad.Tras él, alrededor de la Rua Sao Miguel, hay una zona de restaurantes que ofrecen actuaciones de fado. Todos hacen buena pinta, los precios oscilan entre los 25€/15€ con/sin fado.
Torre de Belem Torre de Belem Torre de Belem Torre de Belem Torre de Belem
Segundo día Hoy lo dedicaremos al barrio de Belem, a 6 km del Rossio, donde se encuentran tres de los monumentos mas significativos de la ciudad. Es el lugar desde donde partían las carabelas hace 500 años en busca de nuevas tierras con las que colmar de poder y riquezas a Portugal. Es una zona de edificios monumentales junto al río muy agradable para pasear. La manera mas fácil Torre de Belemde llegar es el tranvía 15 o alguno de los muchos autobuses urbanos que pasan por Cais do Sodré. La Patrimonio de la Humanidad - UNESCO Torre de Belem (domingo entrada gratis hasta las 14:00) fue acabada en 1520 bajo el reinado de Manuel I de Portugal, y aunque hoy está en la orilla derecha del río antiguamente estaba situada en el medio rodeada de agua por completo. Con el tiempo fue perdiendo su carácter defensivo original y fue utilizada como aduana, puesto telegráfico, faro y como cárcel para presos políticos. Tiene una altura de 35 metros y consta de cuatro pisos y una terraza comunicados por una única escalera de caracol, así que prepararse para las colas. En la planta baja pueden verse algunos cañones defensivos.
Gastronomía también es turismo, y muy típicos del barrio son los pasteles de crema que desde 1837 elabora la Pastelería de Belem. Rua de Belem, 84-92. Consisten en una pasta de hojaldre rellena con una crema preparada a base de nata en un proceso que dura dos días. Dicen que es una receta secreta que pasa de generación en generación y que solo conocen unas pocas per-sonas. A pesar de ello es fácil encontrar las mismas pastas por pastelerías de la región de Lisboa. El precio, 0,90€ cada uno.
Padrao dos Descubrimientos Padrao dos Descubrimientos En el Largo dos Jeronimos, hay una pequeña zona de restaurantes. Restaurante Rest. Os Jeronimos. Sopa portuguesa, plato de jamón, plato queso, costillas con migas, pez espada, bacalao, salmón, postres y cafés, 17€. Familiar donde los halla, simpáticos, dinámicos y abarrotado de gente. Muy recomendable.
A diez minutos andando esta el Padrao dos Descubrimientos. Fue construido en 1960 bajo las órdenes del dictador Salazar para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante. De 52 mts de altura, tiene forma de carabela con Enrique el Navegante alzándose en la proa. En los laterales estan representados famosos marinos, cartógrafos y reyes ligados a los descubrimientos. En el interior hay un ascensor que sube hasta la terraza (2,5€). Frente a él se encuentra un mosaico de mármol de 50 mts de diámetro dibujado en el suelo que representa una rosa de los vientos.
Padrao dos Descubrimientos Padrao dos Descubrimientos Padrao dos Descubrimientos Padrao dos Descubrimientos Padrao dos Descubrimientos
Mosteiro dos Jeronimos Mosteiro dos Jeronimos Patrimonio de la Humanidad - UNESCO Mosteiro dos Jeronimos (acceso 6€). Se fundo en 1501, encargado por Manuel I para celebrar el regreso de Vasco de Gama de la India. Aunque mucho mas espectacular por fuera que por dentro, la joya del edificio es el amplio y luminoso claustro, dispuesto en dos plantas y completamente decorado con motivos marineros y religiosos. En una de sus capillas descansan los restos del escritor Fernando Pessoa, así como cuatro reyes portugueses del siglo XVI. En la iglesia, dominada por seis enormes columnas perfectamente talladas, estan también las tumbas del navegador Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões. Tranvia Tranvía 15 hasta Pza Figueira, vuelta al centro.
Hoy toca cena turística portuguesa. Metro hasta Sta Apolonia. Restaurante Coracao de Alfama, 26€. Fados en directo de cinco voces diferentes, uno de ellos el dueño, un tipo muy peculiar. Sitio bonito, buena comida y buen ambiente.
Mosteiro dos Jeronimos Mosteiro dos Jeronimos Mosteiro dos Jeronimos Mosteiro dos Jeronimos Mosteiro dos Jeronimos
Itinerarios para visitar Alfama Tercer día Corto paseo bajo la lluvia por el barrio de Alafama, un animal mitológico según Saramago. Este es el lugar donde se establecieron los árabes, y una zona poco afectada por el terremoto de 1755 debido a su base rocosa. Por ello aún se conserva hoy el viejo trazado de la kasbah medieval, un desordenado enjambre de estrechas callejuelas adoquinadas de trazado irregular, empinadas cuestas y pronunciadas escaleras, donde aún se tiende ropa en los balcones de las fachadas principales. Es esta sencillez de calles sin grandes fachadas arquitectónicas, ni destacados monumentos, que conserva intactos todos los aromas y colores de antaño, lo que convierte Alfama en uno de los focos turísticos de la ciudad.
Metro hasta Baixa Chiado, cambio de línea hasta Martim Moniz, donde cogemos el tranvía 28 hasta el Miradouro da Senhora do Monte, el punto mas alto de la ciudad. Desde aquí, presidido por una pequeña imagen de la Virgen frente a la capilla, estan las mejores vistas del Castillo y la ciudad. Siguiendo la Calçada do Monte y la rua Damasceno Monteiro llegamos al Largo da Graça, donde se encuentra el Miradouro da Graça, otro punto estupendo desde donde disfrutar del Castillo y el centro de Lisboa. Junto a el esta la Igreja de Graça, un monasterio agustino fundado en 1.271 y reconstruido tras el terremoto.
Castillo de San Jorge Vistas desde Miradouro da Senhora do Monte Vistas desde Miradouro da Senhora do Monte Vistas desde Miradouro da Senhora do Monte Praça Luis Camoes
Otro corto paseo nos lleva hasta las puertas del Castelo de Sao Jorge (acceso 5€). Sus partes mas antiguas datan del siglo V, y fue ocupado por visigodos y musulmanes antes de ser conquistado por el rey Alfonso Enrique con ayuda de los cruzados en 1147, convirtiendose en residencia de los reyes de Portugal hasta principios del siglo XVI. A escasos minutos de allí se encuentra la (catedral), que junto con el castillo, fueron las dos ausencias mas notorias en esta visita de fin de semana a Lisboa.
Electrico 28 Igreja de Sao Vicente de Fora Alfama Alfama Alfama
Subimos al eléctrico 28 en dirección contraria hasta Chiao donde cogemos el metro y nos evitamos un transbordo. 13:30 Recogemos equipaje en el hotel. 14:00 Se van al aeropuerto. Me quedo solo. Vuelve a llover fuerte, así que aprovecho para comer.
Museo Calouste Gulbenkian Restaurante Rest. O sabroso, Av. Sidonio Pais. Sopa do día, espedata de lulas (brocheta de sepia y gambas a la brasa) con patata cocida e legumes, y natillas. 13.25€ Temperatura 5º. Sigue lloviendo con mucha intensidad, imposible hacer turismo al aire libre. Así que abandono la idea de pasear por el Parque Eduardo VII y visitar sus hermosas estufas, unos invernaderos con cientos de especies vegetales de todo el mundo distribuidas entre riachuelos, cascadas y sinuosos senderos, un auténtico oasis dentro de Lisboa. Con animo de aprovechar la tarde y mantenerme lo mas seco posible me acerco al Museo Calouste Gulbenkian, una fantástica colección privada de mas de 6.000 piezas que abarca todas las grandes épocas del arte occidental y oriental. Tanto éste, como el otro gran museo de la fundación, el Centro de Arte Moderna, están cerrados. Habrá que cambiar de planes. No para de llover.
Tren Compro billete a Evora (10€, 2a clase) en la cutrestacion de Entrecampos. No hay zonas de espera, andenes semi descubiertos y fríos, y un par de bares poco apetecibles. Tomo un té en un bar dos calles mas abajo. Cada vez llueve mas. Compro un paraguas grande a un vendedor ambulante por 5€.

Metro El Metro (1,10€ el viaje) es cómodo, rápido y esta bien señalizado, aunque algo escaso. Dispensadoras de billetes en castellano e inglés. Tranvia Los tranvías (eléctricos) no son solo ideales para las zonas mas empinadas, sino también una tracción turística mas. El tranvía 28 es un histórico de madera que durante 10 km recorre los barrios mas pintorescos de la ciudad: Graça, Mouraria, Alfama, Baixa, hiado, Madragoa y Barrio Alto. Bus El Bus, dada la limitada extensión del metro, es imprescindible para algunos trayectos, como por ejemplo llegar al aeropuerto. En algunas zonas comparten paradas con los tranvías.