Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

Filipinas

Isla de Malapascua

Bounty Beach, isla de MalapascuaBounty Beach, isla de MalapascuaSeptimo día Próximo destino Malapascua, una isla famosa entre buceadores por ser el lugar perfecto para ver el tiburón zorro. Su curioso nombre se lo dieron los conquistadores españoles, que, debido a una fuerte tormenta, quedaron varados el día 25 de diciembre de 1520, obligándoles a pasar el día de Pascua en una isla desierta. Ahora está habitada, pero sigue siendo un pequeño paraíso, tranquilo y relajado. Hay wifi y cobertura de movil, pero no hay cajeros automáticos y los pagos con tarjeta tienen un fuerte recargo.
Llegar desde Bantayan es fácil. Desde el puerto de Santa Fe tomar un ferry a Hagnaya, regular 185 PHP, fast 220 PHP (Island Waters). Con el rápido ahorras algo de tiempo, tarda poco menos de una hora, pero es mucho más cómodo, con asientos anchos y sala de cine. Se alternan saliendo cada media hora uno u otro. Después triciclo a Bogo, 200 PHP, 10 minutos. Autobús Ceres a Maya New Port, 53 PHP, una hora. Barca a Malapascua 100 PHP, 30 minutos. Si lo enlazas todo bien, eso es una cuestión de suerte, todo completo son unas tres horas y media.
Traslado desde Hagnaya a Maya New Port Traslado desde Hagnaya a Maya New Port Traslado desde Hagnaya a Maya New Port Traslado desde Hagnaya a Maya New Port Traslado desde Hagnaya a Maya New Port
Cuando llegamos hay marea baja y la bangka no puede llegar hasta la orilla, una barca más pequeña nos acerca hasta la arena por 20 PHP cada uno. Desembarcamos en Bounty Beach, una playa de la zona sur de la isla donde apenas caben 20 establecimientos entre hoteles, restaurantes y centros de buceo.
Cocobana Beach ResortCocobana Beach ResortRestaurante Cocobana Beach Resort, 2.000 PHP, solo efectivo. Cabañas de 40 m2 con baño privado, aire acondicionado, wifi, y terraza amueblada con vistas al mar. Desayuno no incluido. Dispone de piscina y restaurante con opciones para desayunar por 260 PHP. Servicio es muy atento y amable. El lugar es agradable y tranquilo, las cabañas son cómodas, y está cerca de restaurantes y centros de buceo. Muy buena relación calidad precio.
Tras Bounty Beach, en el interior de la isla, se encuentra Logon, un pequeño pueblo donde viviendas, casas de madera, pequeños comercios, restaurantes y algún hotel, se suceden en un enjambre de callejuelas estrechas que se organizan alrededor del mercado central. La zona próxima a Logon Beach es más pobre, y se pueden ver algunas casas de hojalata. Hay que pasear varias veces por sus calles para orientarse, y por la noche mejor llevar una linterna, pues no están iluminadas.
Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Población de Logon, isla de Malapascua Población de Logon, isla de Malapascua Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua
Logon Beach, isla de MalapascuaLogon Beach, isla de MalapascuaVamos a ver la puesta de sol a Logon Beach, a cinco minutos, en el lado occidental de la isla. Está llena de bangkas varadas en la arena, cuyas cuerdas de ancla no dejan acceder con facilidad al agua, tan solo la zona sur, donde hay un resort y algún restaurante, es accesible al baño. Nosotros nos sentamos en la terraza de Restaurante Kokay’s Maldito Dive, un local muy pijo, exclusivo para extranjeros, pero muy bien atendido y con una buena carta de platos filipinos, tailandeses y europeos. Pedimos unas cervezas, también tiene carta de vinos, mientras disfrutábamos de la puesta de sol. Para cenar curry tailandés con pescado y marisco, arroz de ajo y dos tónicas, 612 PHP. Buena comida, local agradable y unas fantásticas vistas frente al mar.
Sea ExplorersOctavo día Después de mirar varios centros de buceo, nos decidimos por Sea Explorers, la más cara de la isla probablemente, pero como nos atendió Cristo, un chico de Mataró, todo fue más fácil y fluido. El local está muy bien mantenido y organizado, los equipos en buen estado, y el personal los hay más o menos comunicativos, pero en general son muy majos. El barco es una bangka tradicional adaptada a las necesidades del buceo, cada rincón, cada hueco, tiene una función, y resulta realmente cómodo. Tienen te, café, agua y plátanos. En cuanto al montaje y traslado de equipos, ellos lo hacen todo, tu solo tienes que disfrutar. Nuestra única queja es que pagar con tarjeta es más caro que en efectivo y de eso no nos habían advertido.
Bounty Beach, isla de Malapascua Bounty Beach, isla de Malapascua Bounty Beach, isla de Malapascua Bounty Beach, isla de Malapascua Bounty Beach, isla de Malapascua
Con el fin de rentabilizar el alquiler del equipo, realizamos tres inmersiones el mismo día. En cuanto a fauna submarina, la joya de la corona en Malapascua es el tiburón zorro, un escualo de entre 3 y 6 metros de longitud, que puede llegar a pesar hasta 350 kg. Tiene un cuerpo robusto, cabeza y boca pequeñas y grandes ojos, pero su característica más especial es su aleta caudal que es casi tan larga como el resto de su cuerpo. Se alimenta de peces más pequeños, pulpos o calamares, y es inofensivo para el hombre, ya que es un animal tímido al que es muy difícil acercarse. Vive a 200-300 mts de profundidad, pero cerca de aquí hay un lugar donde cada mañana al amanecer, antes de que el sol moleste sus ojos fotosensibles, sube hasta unos 30 mts de la superficie, para ser desparasitado por otros peces, lo que entre submarinistas se conoce como una “estación de limpieza”. La posibilidad de verlo es muy alta, pero hay que darse un madrugon, salimos del centro de buceo a las 4:45 de la mañana.
Tiburón zorro (mala visibilidad, peor cámara), buceando en la isla de Malapascua Tiburón zorro (mala visibilidad, peor cámara), buceando en la isla de Malapascua Inmersión Monad Shoal, Profundidad máxima 30,2 mts, temperatura 27º, 30 minutos en barca desde Malapascua. Es el pico de una isla submarina que emerge desde los 200 mts y cuyo punto más alto queda a 14 mts de la superficie. Por esta ladera suben los tiburones zorro buscando su cleaning station. Poca corriente y poca visibilidad, ya que el agua está algo turbia y además está amaneciendo, así que entra poca luz. En esta inmersión suelen usar nitrox para poder prolongar la estancia, nosotros decidimos bajar con aire y en dos minutos ya vimos el primer tiburón zorro. Lo vemos pasar frente a nosotros, a diez o quince metros, nadando en círculos buscando quien le limpie. El resto de la inmersión transcurre en el arrecife, a unos 15 mts de profundidad, vemos angelfish, parrotfish, porcupine fish, langostas, nudibranquios, serpientes marinas anilladas… A las 07:30 ya estamos de vuelta en la isla de Malapascua, con tiempo para desayunar y hacer una mini siesta antes de volver a bucear.
Pez globo descansando sobre coral, buceando en la isla de Malapascua Serpiente anillada, buceando en la isla de Malapascua Nudibranquio, buceando en la isla de Malapascua Dos lenguados, buceando en la isla de Malapascua Tiburón punta blanca durmiendo en una cueva, buceando en la isla de Malapascua
Tres tiburones punta blanca en una cueva Estatua sumergida en Gato IslandLas siguientes inmersiones serán en Gato Island, una reserva marina protegida conocida por la gran cantidad de serpientes marinas anilladas, y de tiburones punta blanca, que habitan en pequeñas cuevas a una profundidad de entre 20 y 25 mts. Hay varios puntos de inmersión con una vida marina abundante y muy diversa, y corales vistosos en buenas condiciones. Inmersión Dos inmersiones. Profundidad máxima 23 mts, temperatura 27º. En el logbook apuntamos tiburón punta blanca durmiendo en una cueva, caballitos de mar, nudibranquios, pipefish, lionfish, peces globo, trumpetfish, cangrejos gigantes, huevas de sepia, tres tiburones punta blanca en una cueva, morenas, lenguados, banco de striped catfish, scorpion fish, sepias, peces payaso… Gato Island se encuentra a unos 45 minutos de navegación desde Malapascua. Salimos a las 09:30, a las 11h hacemos la primera inmersión y la segunda a las 13:15. Durante la hora que hay entre inmersiones comemos en el barco, ya que está prohibido desembarcar en la isla. La comida no está incluido en el precio, cada uno debe proveerse. Nosotros encargamos un par de sándwiches de pollo en el restaurante del hotel, y añadimos piña cortada, mangos y plátanos. A las 15:30 ya estamos de vuelta en la isla.
Despues de ducharnos y descansar un poco en nuestra cómoda cabaña, nos vamos a cenar al mercado de Logon. Hay mucha animación, media docena de locales exponen pescado fresco y carne en brochetas, para que selecciones tú mismo lo que quieres que te cocinen en la barbacoa, acompañado del omnipresente arroz, y unas cervezas fresquitas. Por menos de 500 PHP has comido como un marques.
Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Brochetas de verduras, Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Sepia a la barbacoa, Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua Brochetas de carne, Mercado de la población de Logon, isla de Malapascua
Noveno día Malapascua es una isla pequeña fácil de recorrer a pie, apenas tiene 3 km2. Recorrerla de punta a punta en su lado más largo no debería tomarte más de 40 minutos, si conoces el camino. No es que sea complicado, pero Google Maps ayuda a resolver algunas dudas. En la zona norte de la isla se encuentra Langob Beach, una larga playa de arena blanca y fina poco visitada. Cerca de allí está el faro, en lo alto de una pequeña colina desde donde se tienen unas vistas magnificas. Bajo él hay una pequeña cala con agua fresca pero poca vida marina.
Logon Beach, isla de Malapascua Logon Beach, isla de Malapascua Langob Beach, isla de Malapascua Interior de la isla de Malapascua North Beach, isla de Malapascua
La zona central y norte de la isla son las mas pobres, el turismo apenas ha llegado y dependen de la pesca y de unos desnutridos animales domésticos. Atravesamos varios pueblos, apenas veinte viviendas, algunas de ellas de madera o con techos de hojalata, calles embarradas, gallinas correteando, cerdos atados en los patios de las casas. Evidentemente no hay alcantarillado, ni recogida de basuras ni agua corriente, la vida aquí no es fácil, pero siempre hay sitio para un videoke, todos los poblados tienen uno. Los niños nos saludan y los adultos nos ayudan cuando nos perdemos, más a menudo de lo deseado, y siempre tienen una sonrisa para compartir.
Interior de la isla de Malapascua Interior de la isla de Malapascua Interior de la isla de Malapascua Interior de la isla de Malapascua Interior de la isla de Malapascua
En el camino de vuelta nos perdemos y vamos a parar a un viejo resort abandonado, que también tenía una playa privada. Es un sitio muy tranquilo y con sombra, ideal para comer si te has traído algo. No es nuestro caso, así que paramos a comer en Restaurante D’Avila’s Horizon North Beach, un restaurante que pertenece a la que probablemente sea la única opción de hospedaje en este lado de la isla. Pancit guisado (fideos), sizzling fish, y batidos de piña y mango. Comida excelente y buen servicio.
D’Avila’s Horizon North Beach Pancit guisado, D’Avila’s Horizon North Beach Pescaditos secandose, interior de la isla Sizzling fish, D’Avila’s Horizon North Beach D’Avila’s Horizon North Beach
Restaurante Ging-Ging’s. En Logon, poco antes de llegar al mercado. Dispone de una agradable terraza cubierta, la comida es buena y barata, la mitad que en cualquier otro. Sopa de pescado, cerdo adobo, dos cervezas Red Horse, 355 PHP.
Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Décimo día Entre los island hopping y las excursiones que te ofrecen mientras paseas por Bounty Beach, la visita a la isla de Kalanggaman probablemente sea la mejor opción. Se trata de una isla de unos 750 mts de largo, llena de cocoteros, con unas estupendas playas de arena blanca, y unas aguas cristalinas de tonos azules y turquesa ideales para el buceo con tubo (snorkel). Pero su característica más interesante es una estrecha lengua de arena en uno de sus extremos, que ocupa una tercera parte de la totalidad de la isla. Bueno, su longitud depende en realidad de las mareas, que modifican su forma y su tamaño, estando completamente sumergida durante la marea alta y alcanzando una extensión de 250 mts durante la marea baja. Se mire como se mire es un espectáculo, incluso cuando está sumergida solo queda cubierta unos 20 cm. El agua apenas te cubre los tobillos, y si giras sobre ti mismo 360 grados solo ves océano Pacifico, acojona un poco si lo piensas fríamente.
Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman
La excursión desde Malapascua cuesta 800 PHP cada uno en una barca compartida de 30 plazas, comida incluida. Hay que añadir 500 PHP de acceso a la isla. Salimos a las 09:00, se tarda 1h30 en llegar, 4h libres en la isla y 1h30 mas en volver. La embarcación es una bangka, barca tradicional filipina, que dispone de sombra, lavabo, asientos suficientes, e incluso una zona seca donde dejar tus pertenencias. La comida, que se sirve en el barco a las12:30, es abundante y variada, carne, pescado, arroz, fideos, incluye también una Pepsi por persona. El personal super simpático, realmente una experiencia redonda.
Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman
Llegamos con marea alta, parte de la manga de arena queda escondida bajo el agua. Hay letreros advirtiendo del peligro de las mareas cuando la punta queda sumergida, que prohíben el baño e incluso el acceso caminando a esa zona del banco de arena, ya que la fuerza de la corriente puede arrastrarnos a mar abierto. En nuestro caso afectaba solo a los últimos 20-30 mts. Hay varias zonas de snorkel en la isla, mejores que en Malapascua de hecho, hay pequeños bancos de peces de todos los colores, peces trompeta, peces payaso, y dicen que con suerte alguna tortuga. Puedes traer tu propio equipo o alquilarlo en el barco o la isla.
Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman
Isla de KalanggamanIsla de KalanggamanDespués de comer nos acercamos al otro extremo de la isla. El paseo atraviesa un bosque de palmeras que lleva hasta una fotogénica casa árbol y unas cabañas que se pueden alquilar para pasar la noche. En este lado también se ve una lengua de arena, solo que queda completamente sumergida por unos 30 cm de agua, efecto del cambio climático supongo. El acceso a la isla está limitado a 500 turistas diarios, aunque no sé si se cumple a raja tabla. El día que nosotros la visitamos no seriamos más de 100 en ningún momento, si tienes paciencia puedes sacar fotos sin que nadie te moleste. Por lo demás hay un par de tiendas donde venden refrescos y un vendedor ambulante de helados. En el momento de irnos, a las 14:30, la marea ha bajado lo suficiente para que toda la manga de arena se vea completa y se pueda caminar hasta la punta. Si quieres disfrutar de ella en su máximo esplendor, y además tenerla para ti solo, lo mejor es dormir en la isla.
Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman Isla de Kalanggaman
Ya de vuelta en Malapascua, después de ducharnos y descansar un poco en la terraza, cenamos en Restaurante Blue Water, el resort que tenemos justo al lado del hotel. Lo mismo que todos los locales con barbacoa, pescado y carne a elegir, solo que las mesas están montadas sobre la arena de la playa. Sepia a la brasa con arroz y una cerveza, 640 PHP.