Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

ARGENTINA (y CHILE)

Punta Tombo

Décimo día Hoy visitaremos la pingüinera de Punta Tombo, la mas grande de la Patagonia, intentaremos avistar toninas en una lancha neumática desde Rawson (opcional), y acabaremos tomando té en el pueblo de origen galés de Gaiman. Un día completo de excursión recorriendo 400 km, difíciles de gestionar en transporte públic, y que contratamos directamente en el hotel por 390 AR$.
Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo
Los últimos 110 km antes de llegar a la pingüinera de Punta Tombo (acceso 78 AR$) son por carretera de ripio. Aquí habita la mayor concentración continental de pingüinos magallánicos de la Patagonia. Entre septiembre y enero se reúnen mas de 250.000 parejas. Primero llegan los machos, luego las hembras, y tras cortejos y disputas territoriales las crías, lo que puede elevar el número a más de 700.000 ejemplares. Hay además una nutrida colonia de aves, gaviotas cocineras, ostreros, cormoranes o martinetas comunes. Otros animales muy comunes y que vemos con frecuencia son guanacos y cuys, un pequeño roedor local.
Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo
Punta Tombo es una franja de tierra de 3 km de largo por 600 mts de ancho que se adentra en el océano. Una zona árida y ventosa, sin apenas hay vegetación, solo unas pequeñas matas bajo las que los pingüinos construyen sus nidos o se cobijan de la sombra. Un sendero de tierra y madera de 1,5 km, perfectamente delimitado, atraviesa la pingüinera marcando el rumbo que deben seguir los turistas. Se ve a los pingüinos dentro de sus nidos bajo tierra, alimentando a los polluelos o dirigiéndose hacia el mar en busca de comida. Es frecuente cruzarse con ellos, y dado que están muy acostumbrados a las personas, no nos rehúyen, aunque mantienen una distancia prudencial. Habrá que cederles el paso siempre, y está terminantemente prohibido tocarlos.
Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo
Es verdaderamente gracioso ver tres o cuatro individuos, de apenas 60 cm, dirigiéndose en fila hacia la playa, vestidos de riguroso smoking, hombros caídos, cabeza estirada hacia adelante, manos en los bolsillos, y contoneando el cuerpo de lado como si intentaran deshacerse de algo enganchado en la pechera. La guía nos explica que el color de los pingüinos de Magallanes busca un sistema de camuflaje, el vientre blanco para que las orcas cuando miran hacia arriba los confundan con la luz del sol, y la espalda negra para que los petreles gigantes, una enorme ave de hasta 3,5 mts de envergadura, los confundan con el mar.
Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo Pingüinera de Punta Tombo
110 km al norte se encuentra Rawson, la primera población fundada por galeses en la región en el año 1.865. Desde aquí, a las 14:30, salen unas lanchas para el avistaje de toninas, unos bonitos delfines de poco mas de un metro de largo y 60 kg de peso con pecho blanco y espalda negra. Llegamos con el tiempo justo. Pagamos 380 AR$ cada uno, nos colocan un salvavidas y nos ubican en una de las dos lanchas. En el puerto vemos algunos lobos de mar que esperan pacientemente el pescado que cae de los pesqueros. Una vez salimos, la navegación dura alrededor de 2h. Navegamos mar adentro en busca de las toninas y su espíritu juguetón. Les encanta nadar bajo la quilla de las embarcaciones cuando están cogen velocidad, a veces en grupos de dos o tres, es increíble que no se hagan daño. Como es imposible ver lo que pasa bajo tu propio barco, por eso es tan importante salir dos embarcaciones, para poder ver las toninas que nadan baja la otra embarcación. Las dos horas es un continuo buscar, perseguir, parar, buscar, perseguir, parar... así que cuidado los propensos al mareo, el balanceo no es fuerte pero es constante.
Lobos marinos en el puerto de Rawson Avistaje de toninas, costa frente a Rawson Avistaje de toninas, costa frente a Rawson Avistaje de toninas, costa frente a Rawson Lobos marinos en el puerto de Rawson
Río Chubut a su paso por Gaiman, población de origen galésUnos 40 km hacia el interior visitamos Gaiman, un pueblo que destaca por mantener las costumbres y tradiciones de los colonos galeses llegados en 1865, y que por alguna razón desconocida fascina a los argentinos. Es una pequeña localidad anodina de 7.000 habitantes a orillas del río Chubut, calles anchas carentes de trafico, un par de zonas ajardinadas, y mucho calor. Apenas quedan un par de construcciones originales, que vemos sin bajar del vehículo, la primera casa de Gaiman de 1874, la primera escuela, una iglesia, una estafeta de correos, los restos de la primera estación de tren de 1908 o el túnel en desuso por donde pasaba, construido en 1914. Pero los entusiastas de Gaiman lo que realmente anhelan es tomar el té con tortas galesas en alguna de sus cuidadas teterías por unos absurdos 120 AR$, lo mismo que cuesta un buen asado. Increíble. Mientras, nosotros damos un paseo y tomamos un te en una heladería por 10 AR$ cada uno.