Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

REP. BALTICAS

Sigulda

El Parque Nacional de Gauja es una enorme extensión de pinos vírgenes a lo largo del valle del río Gauja, que se extiende desde Sigulda hasta Valmiera. Fue creado en 1973 para proteger su alta diversidad biológica de flora y fauna. Diferentes rutas ofrecen la posibilidad de recorrerlo andando, practicando paseo nórdico, en bicicleta o incluso en barca o piragua, y disfrutar de sus fantásticos paisajes, de sus bosques, ríos y manantiales; y de los numerosos monumentos históricos y culturales de diferentes épocas que esconde, como diversas fortificaciones, castillos, iglesias, casas señoriales y molinos de viento o agua.
Vistas desde la torre del Castillo Medieval de Sigulda, Parque Nacional de Gauja
Sexto día Desde Riga se puede ir a Sigulda en bus (16 al día, 2,15 €) o en tren (9 al día, 2,35 €). Horarios de tren y autobús. Ambos tardan 1h30 y comparten estación al llegar. En ella hay un Punto de Información Turística que ofrece un Mapa plano con las diferentes rutas a seguir. Sigo una variada ruta lineal que incluye tres castillos, iglesias, una cueva y el cruce en teleférico del río Gauja.
Desde la estación de bus hay que seguir la calle que nace en frente, hasta el Monumento a Krišjānis Barons, escritor letón cuyo retrato aparece en los billetes de 100 lat. Paso junto a la Iglesia luterana, cuyos orígenes se remontan a 1226. En 1930 se añadió la alta torre, y en 1936 el nuevo altar. Entre los años 1965 y 1990 fue la única iglesia del barrio, por lo que fue utilizada por los fieles de todas las confesiones. Poco mas adelante aparecen los dos primeros castillos.
Vistas durante el paseo entre Sigulda y Turaida Vistas durante el paseo entre Sigulda y Turaida Iglesia luterana de Sigulda Vistas durante el paseo entre Sigulda y Turaida Vistas durante el paseo entre Sigulda y Turaida
Cruzo la verja, y atravieso el cuidado jardín del Castillo Nuevo, construido en 1878 en estilo neo-gótico sobre un antiguo edificio de piedra, como residencia de los señores feudales. Tras él está el Castillo Medieval (acceso 1,42€), construido en 1207 como una fortaleza tipo castillo con capilla, por la orden de los Hermanos Livonios de la Espada. Tras su derrota en 1236 la Orden Livonia se hizo cargo y lo transformó en un edificio tipo convento. Con la llegada de las armas de fuego, las fortalezas medievales fueron perdiendo su importancia inicial. El castillo fue destruido durante la Gran Guerra del Norte a principios del siglo XVIII.
Castillo Nuevo de Sigulda Castillo Medieval de Sigulda Castillo Medieval de Sigulda Castillo Medieval de Sigulda Castillo Medieval de Sigulda
Desde aquí hay que caminar 10 minutos hasta el Teleférico, para cruzar hasta Krimulda, al otro lado del río (4 €, cada 40 min). Horarios. Inaugurado en 1969 es el único de los estados bálticos. Tiene una longitud de 1.200 mts, y 42 mts en su punto mas alto sobre el río Gauja. Para lo s que buscan emociones fuertes los fines de semana es posible hacer bungee jumping desde él.
Vistas desde el teleférico sobre el valle del río Gauja Vistas desde el teleférico sobre el valle del río Gauja Krimulda Manor desde el teleférico Vistas desde el teleférico sobre el valle del río Gauja Vistas desde el teleférico sobre el valle del río Gauja
Poco antes de llegar se ve a mano izquierda, en la ladera de la montaña, Krimulda Manor, la residencia del príncipe Livens construida en 1848. Al salir del teleférico seguir el camino frente a la estación que se adentra en un bosque a mano derecha, donde se ven las ruinas del castillo medieval de Krimulda, construido en 1312 por el arzobispo de Riga. Ahora hay que seguir los letreros que indican Gulmanasin. Tras diez minutos andando por el bosque se llega a una larga escalera de madera que baja hasta el valle. Una vez abajo seguir el camino que queda a mano derecha, entre el bosque y un estanque de nenúfares y cisnes.
Camino entre los castillos de Krimulda y Turaida Ruinas de Castillo medieval de Krimulda Camino entre los castillos de Krimulda y Turaida Camino entre los castillos de Krimulda y Turaida Camino entre los castillos de Krimulda y Turaida
Cueva GutmanisLlego a la Cueva Gutmanis, la más grande de los países bálticos. Contiene inscripciones que datan del siglo XVII, y de ella fluye un pequeño arroyo cuyas aguas dicen que alargan la vida. Pero no creo que nadie reparará en este agujero de no ser por la leyenda de la Rosa de Turaida; que cuenta como a principios del siglo XVII una hermosa doncella, a que era cortejada por numerosos caballeros, se veía a escondidas en esta cueva con su amante, un jardinero del castillo vecino. La historia acaba con Maija Roze, así se llamaba la muchacha, muerta por unos de sus pretendientes y el soldado juzgado, apresado y ahorcado. En el Castillo de Turaida hay una lapida en honor a su insigne cortesana.
Sigo el camino, dejando una glorieta roja a mano izquierda, hasta la carretera. Al otro lado hay un punto de información y venta de souvenirs. Hay que seguir la carretera durante un 2 km. Cuidado, hay más tráfico del que parece.
Castillo de TuraidaCastillo de TuraidaCastillo de Turaida (acceso 4,98€). En 1214 se construyeron el fortín episcopal y la torre sur, usando el clásico ladrillo rojo de las órdenes de cruzados bálticos. La torre este, una vasta torre circular ubicada en su entrada actual, fue construida a principios del siglo XV, coincidiendo con la invención de las armas de fuego. Después de un incendio en 1776 el castillo fue abandonado, quedando en ruinas hasta 1976 cuando empiezan unos intensos trabajos de restauración que le dan su aspecto actual.
Castillo Nuevo de Sigulda Camino entre los castillos de Krimulda y Turaida Torre sur del Castillo de Turaida Lápida a Maija Roze, la Rosa de Turaida, en el castillo Iglesia luterana de Sigulda
Bus Para volver a la estación de Sigulda hay que coger el autobús. nº 12. La parada está en el parking frente al castillo, delante de los puestos de souvenirs. Horarios. Restaurante La mejor opción para comer es frente a la estación, donde hay un par de bistros y una panadería-pastelería que sirve comida preparada muy bien de precio. Šaltibarščiai (sopa fría de remolacha) y un café 1,5€.