Cabecera

Albania

Gjirokastër

A sólo 90 minutos en autobús desde Sarandë, se encuentra Patrimonio de la Humanidad - UNESCO Gjirokastër, cuya ciudad vieja es un raro ejemplo de pueblo balcánico de influencia otomana muy bien conservado. Cuenta con una extensa red de empinadas calles empedradas, distribuidas sobre la ladera de una montaña, que conducen a un castillo del siglo XIII en su cima. Las casas del siglo XIX son levantadas por muros de piedra, que pueden llegar hasta las cinco plantas, y que culminan en un tejado cubierto de piedras planas distribuidas a modo de tejas. Las calles son tan empinadas que, en ocasiones, parte del tejado toca el suelo o los bajos de las casas adyacentes. Aquí nacieron el ex dictador Enver Hoxha, que le otorgó el estatus de "ciudad museo", favoreciendo así la conservación de su arquitectura tradicional; y de Ismail Kadaré, el escritor albanés más notable, varias veces candidato al Premio Nobel y ganador del Premio Príncipe de Asturias en 2009, quien en su novela Crónica de Piedra, narra sus años de infancia durante la invasión italiana y alemana en esta ciudad. 
Vistas desde el Castillo de Gjirokastër
Bus Para ir a Gjirokastër desde Sarandë (300 lek, 1h15), hay que coger furgoneta directa o autobús a Tirana, lo que se llene antes, frente a las ruinas de la antigua sinagoga. Una vez en Gjirokastër, desde la ciudad nueva suben autobuses y taxis (500 lek) hacia el castillo. Si queremos ahorrar y hacer un buen ejercicio, nos espera un empinadísimo paseo de 30 minutos.
Mezquita en la Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër
Zekate HouseZekate HouseEl centro social y comercial de la ciudad vieja es el antiguo bazar, cafeterías con minúsculas terrazas sobre las estrechas aceras, restaurantes, tiendas tradicionales, souvenirs, todo ello rodeado de fantásticas construcciones del siglo XVIII de origen otomano que datan del siglo XVIII. Algunas de estas casas, en diferentes estados de conservación y restauración, están abiertas al público. Las más espectaculares son las llamadas kullë, casas tradicionales otomanas en forma de torre, que pertenecían a comerciantes adinerados o funcionarios de alto rango. Todas ellas siguen un diseño básico: una robusta planta inferior de piedra, coronada por una galería de madera de varias plantas, donde se encuentran las habitaciones principales de la familia. En algunas de ellas hay torres y aspilleras para ayudar a defender contra los ataques enemigos. Visito Zekate House (acceso 200 lek), la familia, que vive en una casa más modesta y moderna justo al lado, te deja pasear libremente por la antigua casa restaurada; y Skendhali House (acceso 200 lek), ubicada en un minúsculo callejón, donde la hija del actual propietario ofrece una interesante visita guiada de unos quince minutos.
Zekate House Ciudad vieja de Gjirokastër Vistas desde mi habitación en Kotoni B&B Ciudad vieja de Gjirokastër Zekate House
El castillo de Gjirokastër (200 lek) ubicado sobre una colina 200 mts sobre el Drino Valley, con unas vistas espectaculares del valle y las montañas circundantes, es el segundo más grande de los Balcanes. Las primeras fortificaciones se remontan al siglo XIII, aunque entre finales del XIV y el siglo XIX, bajo la ocupación otomana, se realizan las mayores mejoras y ampliaciones. Alberga el Museo de Armamento (200 lek) que contiene una extensa colección de armas de época, fotografías y obras de arte, y un par de tekkes, mezquitas sufíes. Debajo del castillo se encuentra un búnker subterráneo construido durante la Guerra Fría.
Castillo de Gjirokastër Castillo de Gjirokastër Museo del Castillo de Gjirokastër Castillo de Gjirokastër Vistas desde el Castillo de Gjirokastër
hotel  Kotoni B&B, 25€. Habitación doble con baño y ducha. Desayuno incluido. Casa tradicional restaurada, en la parte alta de la colina, a cinco minutos de todos los puntos de interés. Un taxi hasta aquí cuesta entre 400 y 500 lek, también hay taxis públicos que te dejan unos 10 minutos andando más abajo. Hay que tenerlo en cuenta, tal vez sea el pueblo más empinado del país. Wifi un poco débil en las habitaciones. Desayuno: bol de fruta, pan, mantequilla, queso fresco, mermelada, te o café, zumo.
Típica casa tradicional en la Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër vista desde el Castillo Mezquita en la Ciudad vieja de Gjirokastër Ciudad vieja de Gjirokastër
Casi todos los restaurantes sirven ancas de rana, deben ser típicas de la zona, 1/2kg 800 lek. Restaurante Kujtimi. Bonita terraza floreada y rodeada de grandes arboles. La comida normalita. Tienen wifi. Djathe kaçkaval (queso cheddar, tomate y pimientos), qifqi (especialidad de Gjirokastër), qiftes vegetarianas (albóndigas fritas) y cerveza Tirana, 750 lek. Restaurante Taverna Kuka. Terraza amplia y agradable. Comida muy buena. Lakror (hojaldre relleno de cordero), shapqat (torta de maíz frito rellena de espinacas) y cerveza Tirana. Restaurante Mapo. Un poco por encima de la media a nivel precios. Comida tradicional excelente, fantástica terraza sin tráfico en la parte baja de la zona vieja. Servicio un poco lento. Tave kosi, cordero con arroz y salsa de yogur, y agua, 550 lek.
Vistas desde el Castillo de Gjirokastër
Bus Las furgonetas que van a Berat (800 lek) procedentes de Sarandë, paran brevemente en la gasolinera del cruce principal a las 09:30 y 16:30, aproximadamente. Van hasta los topes, solo queda un taburete de plástico sin respaldo en el pasillo, aunque tengo mejor suerte que los que suben detrás mío, que irán de pie. En caso de no poder subir se pueden coger los autobuses con destino final Nisja, que salen a las 10:00 y 17:00, bajar en Feis, y allí coger una furgoneta hasta Berat.
Blue Eye Spring Blue Eye Spring Blue Eye Spring Blue Eye Spring Blue Eye Spring
Blue Eye Spring (acceso 50 lek) es un fenómeno geológico natural, donde 18 manantiales ascienden desde las entrañas de la Tierra a una velocidad de 8 m/seg y una temperatura de 10º, creando una charca de unos 15 mts de diámetro, cuyo centro y extremos son de un profundo color azul, que se asemeja al iris de un ojo, de ahí su nombre. La charca está rodeada de pinos, abetos, avellanos, cerezos, y nogales, y aunque el baño está permitido, no hay cambiadores ni duchas. Hay un pequeño parking y un par de restaurantes caros. Si vas por libre lleva comida, es un lugar ideal para hacer un picnic y pasar un rato de relax.
Se encuentra a 22 km de Sarandë y 44 km de Gjirokastër. Desde la carretera hay que caminar unos 2 km, siguiendo una pista de tierra desprotegida del sol, y del polvo que levantan los coches. Yendo ligero de equipaje, es ideal pasar aquí la mañana y seguir ruta por la tarde. Llegan furgonetas por 300 lek trayecto, pero para salir hay que pararlas en la carretera, o hacer autostop.
Alrededores del Blue Eye Spring Blue Eye Spring Blue Eye Spring Blue Eye Spring Terraza en uno de los restaurantes del Blue Eye Spring