Cabecera

Italia

Bergamo

Bergamo se divide claramente en dos zonas, la parte baja, que es la parte moderna, y la parte alta delimitada por las murallas medievales, llena de calles adoquinadas y donde se encuentran los principales monumentos. Se puede llegar hasta aquí en funicular o andan por las murallas. Si eliges esta opción llegarás a la Torre Gombito, punto donde se encontraban las dos calles mayores de la ciudad romana. Si sigues ascendiendo por Via Gombito llegarás a la Piazza Vecchia, el centro neurálgico del barrio, corazón de la vida política y administrativa, creado por los venecianos. En este espacio están el Palazzo del Podesta (1477), el Palazzo del Comune (1604), el Palazzo della Ragione, la Torre Cívica (Campanone) y la Fontana Contarini.
Junto a esta plaza se encuentra la Piazza del Duomo, donde se encuentran la Catedral de Sant Alessandro Martire, la Basílica de Santa María Maggiore, el edificio religioso más importante de la ciudad, la Capilla Colleoni y el baptisterio. A pocos metros de esta zona se encuentra La Rocca, antigua fortificación convertida en polvorín. Un pequeño parque rodea el castillo, desde el cual es posible obtener una vista maravillosa de la silueta de la ciudad.
Evidentemente toda la zona está llena de bares, terrazas, restaurantes, tiendas de souvenirs y todo tipo de amenidades / necesidades que pueda solicitar un turista, todo ello muy bien cuidado y muy limpio. Si os van los dulces es un buen lugar para probar polenta e osèi, bizcocho esponja y crema de chocolate, mantequilla, avellana y ron, cubierto con mazapán amarillo y espolvoreado con cristales de azúcar amarillo. Si estas a dieta mejor te olvidas, si no es un vicio.