Otros viajes   |   Utilidades
Inicio     Contacto     Catala
Cabecera

Islandia

Costa Suroeste

Decimotercer día Con la rotura de la llave del coche hemos perdido cuatro días, y ahora los últimos 500 km de viaje, que teníamos previsto recorrer en seis días, vamos a tener que hacerlos en dos, dejándonos por el camino un montón de cosas por visitar, conduciendo más de la cuenta y dedicándole menos tiempo del necesario a los sitios que visitemos. Este es el precio que hay que pagar por haber contratado el coche con una compañía de incompetentes como Nordic Car Rental.
Vistas desde la Ring RoadNuestra idea es empezar la visita en Vik i Mýrdal, pasaremos de largo los lagos glaciares de Jökulsárlón y Fjallsárlón que ya visitamos hace dos días, y la cascada Svartifoss y el glaciar Vatnajokull en el PN de Skaftafel, porque nos llevaría todo el día y necesitamos avanzar kilómetros. Una pena, la verdad, pero ya tenemos una excusa para volver. Salimos del hotel a las 07:30 y antes de las 12:00 ya hemos llegado a Vik i Mýrdal, son algo menos de 300 km donde la carretera está limpia de nieve, sobre todo a partir del glaciar Fjallsárlón, y se puede mantener un buen ritmo de marcha. La mayoría de los turistas que vienen en invierno a Islandia recorren el sur de oeste a este, entre Reykjavik y Höfn, y esto se nota en el tráfico, que ha aumentado bastante en comparación con las carreteras solitarias que recorríamos en el norte.
Laufskálavarða
LaufskálavarðaLaufskálavarðaPoco antes de llegar a Vik i Mýrdal, entre los rios Hólmsá y Skálmá, el glaciar Mýrdalssandur, situado sobre el volcán Katla, crea una enorme llanura aluvial de 700 km2. Según la tradición, en la zona, había una granja conocida como Laufskalar que fue destruida durante la erupción del volcán Katla en 894, creando un montículo de lava conocido desde entonces como Laufskálavarða. Desde entonces, todos los viajeros que pasaban por allí se detenían a crear pequeños montículos de piedra, para tener buena fortuna durante el cruce de tan peligrosa zona. Hoy día el paisaje está formado por un campo de innumerables mojones acumulados durante los últimos 1.200 años. Los hay bastante grandes y complejos, pero la mayoría son media docena de piedras apiladas. La administración traslada piedras a esta zona semi desértica, para ayudar a continuar con la tradición.
Vista panorámica de Vik y Mýrdal desde la iglesia Vikurkirkja
Vik i Mırdal desde la Iglesia de VikurkirkjaIglesia de Vikurkirkja,Vik y MýrdalVik i Myrdal es un pueblo de 300 habitantes que a pesar de su reducido tamaño es uno de los más importantes en la ruta entre Reykjavik y Höfn, y eso se nota en la variedad de servicios: una gasolinera, varios tour operadores, tiendas, supermercados, restaurantes y casas de huéspedes. Lo primero que se ve al llegar es Vikurkirkja, una iglesia de alta torre y techos rojos en lo alto de una colina, desde donde se tiene una vista general del pueblo y de sus atractivos naturales más importantes.
Playa de Reynisfjara, con las rocas de Reynisdrangur al fondo
Playa de Reynisfjara, con las rocas de Reynisdrangur al fondoVistas desde la meseta de DirholaeyEn primer término, tras el pueblo, se ve la playa de arena negra de Reynisfjara. Es fácil llegar con el coche, frente a ella hay un pequeño parquing donde entran una docena. Es una buena zona para hacer fotos, pero no para bañarse, las olas son  tremendas y el agua debe estar muy fría. Desde su orilla se ve Reynisdrangur, tres rocas verticales de más de 60mts de altura que forman un círculo a escasos metros de los acantilados, y que según la leyenda son tres trolls que fueron sorprendidos por la luz del sol mientras robaban un barco. A unos 10 km del pueblo se encuentra la meseta de Dirholaey, una zona en lo alto de los acantilados convertida en reserva natural por la gran cantidad de frailecillos que en verano anidan en él. Desde arriba se ve un pequeño arco de piedra, y tras él la playa de arena negra de Reynisfjara y los trolls petrificados.
Glaciar Solheimajokull
Glaciar SolheimajokullA solo media hora en coche se encuentra Solheimajokull, una lengua de hielo del glaciar Mýrdalsjökull. La gruesa capa de hielo de este glaciar cubre el volcán Katla, un volcán que entro en erupción por última vez hace 100 años y que cubrió de cenizas la zona, dándole este color blanco y negro tan peculiar. La próxima erupción es inminente, sistemas de vigilancia y alerta están activados las 24h del día, ya que se prevén terribles consecuencias en forma de masivas inundaciones, aparte de las conocidas lluvias de piedras y cenizas. A pesar de tener una profundidad media de 250 mts, en algunos puntos llega a 700 mts, aunque es un glaciar en retroceso. Solo en la última década se ha perdido 1 km de hielo que ha sido reemplazado por una pequeña laguna y suelo pedregoso.
Glaciar Solheimajokull Glaciar Solheimajokull Glaciar Solheimajokull Glaciar Solheimajokull Glaciar Solheimajokull
Glaciar SolheimajokullHay una compañía que ofrece paseos por el glaciar, si nunca has pisado uno es una experiencia recomendable. Nosotros caminamos desde el parquing hasta la boca del glaciar, un camino ancho y relativamente cómodo, pero donde la acumulación de nieve y sobre todo de hielo es importante, obligatorio crampones si no quieres romperte la crisma. El camino transcurre paralelo a la laguna, donde flotan icebergs de un intenso color azul, que contrastan con la nieve, las rocas volcánicas y las franjas de ceniza que se han creada sobre las grietas y arrugas del hielo. Es como un viaje al pasado, al cine de blanco y negro. Junto al parquing hay un bar restaurante, uso del lavabo 200 ISK.
Catarata Skogafoss
Catarata SkogafossCatarata SkogafossA 10 km de aquí fácilmente accesible desde la Ring Road, se encuentra una de las cataratas más impresionantes de Islandia. Visible desde la carretera, Skogafoss tiene unos 25 mts de ancho y cae desde una altura de 60 mts, alimentada por un poderoso caudal de agua del río Skogar. Hay un camino de unos 500 escalones que sube hasta el inicio de la caída de agua, desde donde seguro que hay unas vistas impresionantes, pero no tenemos tiempo para tanto. Desde el parquing una caminata de doscientos metros lleva hasta la base de la cascada. Tenemos que usar los crampones para caminar por él, debido al continuo vapor de agua que levanta la cascada al golpear contra el suelo, todo él está congelado y no es fácil caminar sin ellos.
Catarata visible desde la carretera (no se el nombre) Catarata SkogafossGlaciar Solheimajokull Catarata Gljúfrabúi Catarata Seljalandsfoss
Las prisas nos obligan a pasar de largo Seljavallalaug, una antigua piscina termal escondida en un valle y rodeada de montañas, que parece un lugar idílico para relajarse durante un rato. Seguimos hasta Seljalandsfoss, una catarata de unos 20 mts de ancho que cae desde 65 mts por una pared vertical de más de 500 mts de ancho, a lo largo de la cual se han creado pequeñas cascadas provenientes del río Seljaland, que nace en el volcán Eyjafjallajökull. Visible desde la carretera hay un parquing frente a ella, donde tenemos que calzarnos los crampones pues hay muchísimo hielo. Frente a la cascada hay un puente desde el que se tienen buenas vistas, pero mejores aun serán las que hay desde el camino que lleva detrás de la caída de agua, que por desgracia está cerrado a causa de la acumulación de hielo. Siguiendo la pared del cañón unos 400 mts hacia el oeste está la catarata Gljúfrabúi, que cae desde una altura de 40 mts escondida tras una roca que la cubre casi por completo, dificultando mucho ver la parte inferior de la cascada. Se supone que hay un camino que permite situarse tras ella, pero no está bien señalizado y los pocos accesos que vemos son zonas de grandes rocas cubiertas de hielo. Desistimos.
Gljúfrabúi en primer termino, Seljalandsfoss al fondo
Secret Lagoon, FlúðirA algo más de una hora de allí se encuentra Flúðir, unos 30 km hacia el interior desde la Ring Road. Es un pueblo de unos 400 habitantes, con gasolinera, supermercado, restaurantes, hoteles, banco, una piscina, y la atracción que realmente le sitúa en el mapa, los baños termales Secret Lagoon (Gamla Laugin), 2.800 ISK. A dos minutos del centro, se trata de una solo poza rodeada de piedra volcánica donde la temperatura del agua varía entre 38º y 40º. Junto a las barandillas de acceso al agua hay flotadores de espuma alargados, de los que se usan para aprender a nadar, dependiendo de cuantos cojas podrás reclinar la cabeza, medio cuerpo o tumbarte plácidamente sobre el agua. Dispone de bar y sirven comidas si se reserva con antelación. Vestuario con taquillas, bolsas de plástico, secador de pelo y duchas con jabón,  pero se echa en falta una zona cómoda para afeitarse.
Guesthouse Flúðirhotel Guesthouse Flúðir, 11.235 ISK. Céntrico, pero tranquilo. Limpio, ordenado y bien decorado. Habitación doble pequeña con lavamanos, el baño es compartido. Dispone de restaurante con platos de cocina islandesa, pasta, pizza y hamburguesas, a precios razonables. Hay cerveza de tirador. Desayuno incluido muy bueno. Amplia zona de aparcamiento frente a el. Tienen descuentos del 20% para el Secret Lagoon.